31 may. 2010

THE CHECKS ISSUE



Esta temporada sigue vigente el tan clásico escocés, en todas sus gamas de colores, tamaños y posibilidad de combinaciones, los cuadraditos dicen presente en otoño en variedad de prendas.
Por supuesto que año a año se renueva, y como no podía ser de otra manera, este año se renueva en la forma en que va combinado, se rompen estructuras al combinarlo con círculos, rayas, y texturas contrapuestas que le dan un twist de modernidad sin caer en lo western.



En coats super jugados, de cuadros grandes o medianos en colores estridentes, la apuesta fue darle vida con sweaters de colores llamativos como naranja y amarillo, un detalle muy cool que le dio vida a coats de estampados vintage, la simplicidad y minimalismo en el resto de las prendas, hace que este look sea un éxito y no algo excentrico.



Para ellas, en un escoces clásico y más recatado, el detalle estuvo puesto en los diferentes cortes, maxi-sacos, usados como mini-coats, y capas de corte trapecio super modernas y adaptables a los diferentes looks y edades.



Los clásicos blazers se vieron invadidos por una oleada de juventud, en cuadros grandes y muy minimalistas, el corte lo es todo y la combinación con prendas mas sport lo hacen resaltar.
Los chalecos empiezan a aparecer tímidamente como una apuesta fuerte para próximas temporadas.




Las camisas de pequeños cuadros se mantienen fieles en cualquier wardrobe del hombre moderno, pero rompen su estructura al ser combinadas con prendas que tienen su propia personalidad, como blazers a contratono, sweaters de cuellos profundos y estampados grandes, una vez más, el chaleco hace su aparición en el streetstyle moderno.




En coats más deportivos, la onda se vio en el layering, superpuestos como capa final en equipos monocromáticos para darle color y estampados a looks planos, la combinación con otros estampados discimiles como los puntos vuelve a marcar la tendencia a desestructurarlo.



También se lo vio en trajes completos en puro escoces, incluso en trajes de tres piezas, y una vez más, combinado con rayas.
En una propuesta mas cool, el detalle de la bufanda y el pantalón de vestir haciendo juego y un color estridente al medio que aporta frescura, lo modernizan.



Para ellas, vuelven las polleras vintage que impuso esta temporada LOUIS VUITTON, amplias y acampanadas, en clásicos colores claros con azul navy y rojo, o la clásica dupla blanco y negro que siempre esta presente, esta vez, combinados con camel.
En todas las propuestas, el escoces es el detalle que resalta en looks de paletas claras y casi monocromaticas.



En camisas con escoceses grandes y oscuros o clásicos en dos tonos, se lo vio junto a tendencias fuertes como el leather jacket , el gris, y las tachas.
Las camisas se alargan para formar vestidos o incluso un layer más dentro de un outfit básico.



Como siempre, un accesorio cool completa todo un look, en este caso, en bufandas con el clásico escoces BURBERRY, o sombreritos al tono con un sutil escoces esfumado, le dan ese detalle extra que solo puede aportar un accesorio bien elegido.
Todos tenemos en nuestro wardrobe algo en escoces, es hora de sacarlo y volver a usarlo, pero esta vez, teniendo en cuenta nuevos detalles que lo hagan totalmente irresistible.



Fotos: Sartorialist, Stockholm streetstyle.

1 COMMENTS:

Javier dijo...

Interesante nota... muy bien contada... La fotografia muy pintoresca....
Saludos