3 jun. 2010

RUNWAY - D&G

En este runway los ya exitosísimos diseñadores italianos nos muestran una propuesta de ideales concretos e inspiración pura en la nieve y el frío.
En prendas totalmente inspiradas en inviernos cada vez mas fríos, se presentaron desde pasadas super deportivas hasta smokings creados con pantalones de esquiar.
Una apuesta fuerte a los clásicos estampados invernales, los colores claros, metalizados y el layering en todas sus pasadas en donde los modelos salieron super abrigados.
Repasemos los trends en detalle.



En las primeras pasadas, los modelos salieron listos para esquiar, super abrigados con layers de sweaters con clásicas guardas invernales, bufandas y camperas inflables, los tonos de marrón predominaron en las pasadas, el detalle llamativo y cool fueron los pantalones de esquiar metalizados, en dorado, cobre, plateado y grafito, una prenda que se repitió en la mayoría de los outfits.



En los coats se vio el shearling tanto en los interiores como en el exterior de los mismos, la gama de marrones fue la gran apuesta de la marca y las camperas aviator fueron parte importante de la propuesta.



El tejido fue parte escencial de la colección y se presento en sweaters básicos con estampados claros y en camperas de lana con piel interior, también estampadas.
Los tonos fueron claros y la gama de grises también estuvo presente.



La denim shirt, ya presentada en otros issues, estuvo en este runway en varias pasadas, combinada con chalecos y blazers que cortaban toda seriedad junto a pantalones deportivos.



Los chalecos fueron la prenda fetiche de los diseñadores, se lo vio en la mayoría de las pasadas en outfits informales y formales, siempre como un layer que destacaba por ser una prenda formal llevada a lo sport.



Los jeans se presentaron amplios, con pinzas y múltiples roturas, en lavados claros y desteñidos prolijos, fueron una versión denim de los pantalones de esquiar presentados.



Tal como en la pasarela de BOTTEGA VENETA, los pantalones de estilo deportivo tipo pijama se mostraron en tonos de gris, combinados con botas por encima de la botamanga.



Los monos, una prenda propia del esquí, se presentaron tanto en versiones inflables como en versiones de reminiscencias de prendas interiores, mickey mouse fue motivo en los estampados de las tshirts acompañando las propuestas.



Los blazers, de perfecta sastrería, presentaron cuellos con detalles a contratono, el terciopelo fue el material por excelencia, agregando formalidad a la colección, combinados como traje con pantalones haciendo juego, el marrón una vez más, presente.



En las ultimas pasadas, el lujo dio lugar a equipos totalmente blancos, y totalmente negros, piezas clásicas en materiales nobles y de alta noche que se combinaron con botas deportivas en un guiño cómico que les quito seriedad a los outfits.



Los pantalones de esquiar se presentaron también con la ultima pasada junto a smokings negros y blancos, pajaritas negras y chalecos de corte impecable.
Una vez más, una pasarela muy variada, llena de prendas rescatables y mucho layering para esquiar con onda.