18 ago. 2010

RUNWAY - HERMES SS11

Para la próxima temporada de primavera verano, HERMES presento su colección masculina de una manera pura, fresca y de lineas claras y limpias.
Como excepción a lo que se viene viendo en otras pasarelas de verano, la marca eligió tonalidades claras en donde predominan el blanco, beige, paleta de verdes y grises en contraposición con pasarelas de completo negro y verde militar.
Un repaso por las tendencias claras del runway a continuación.



La combinación clave que se vio en la mayoría de la colección contó con el mix blanco + beige, en prendas depuradas y amplias que dan sensación de fluidez y confort.



Los blazers cruzados hicieron una fuerte aparición, de corte amplio y con botones a contratono, se presentaron junto a pantalones frescos y amplios ideales para las altas temperaturas de verano.



Blazers de cuello mao también formaron parte de la propuesta, más entallados y manteniendo la linea de colores claros y la combinación de beige y blanco puro, junto a sandalias de cuero en camel, negro y beige e impecables bolsos de cuero.



Los trajes se presentaron de una manera despojada al igual que el resto de la colección, manteniendo coherencia con el resto, son de lineas simples, colores claros y por sobre todo, muy relajados.




El escocés fue de los pocos estampados que se vieron, en tonos claros y prendas clave como coats veraniegos y blazers transparentes usados como camisas.



Los trench coats estuvieron presentes, en versión escocesa y el clásico beige con cinturón al tono, una prenda clásica e imprescindible en el wardrobe masculino.



Siguiendo con los prints, los florales fueron la otra apuesta de la marca, en tonos suaves y casi transparentes y en tonos tierra con flores selváticas en pantalones y camisas holgadas.




El cardigan sigue marcando tendencia en todas las pasarelas y en esta, estuvo presente en tejidos de punto grueso y abierto como un layer sobre cardigans de hilado más fino y sobre remeras del mismo hilado grueso a modo de twin-set.
Otros en hilo de seda, super finitos y en colores claros se vieron junto a accesorios cool como los clásicos y emblemáticos foulards de la casa.




El beige/camel fue uno de los colores protagonistas junto al blanco, tanto en prendas como en accesorios, así como también el verde oscuro y tonos tierra con reminiscencias militares.



El color aqua fue novedad en la colección, aportando frescura y mezclandose a la perfección con el resto de los tonos pálidos.



Los infaltables shorts y bermudas estuvieron presentes en impoluto blanco y en verdes, combinados con clásicos mocasines nude y sandalias con medias (otra vez, una mala idea que NO HAY QUE COPIAR!!!!)



Una colección super pura, amplia y relajada que nos invita a querer sumergirnos en el verano, la playa, y las noches frescas con outfits perfectos para esas ocasiones de relax.