12 mar. 2011

RUNWAY FOR HER - JASON WU FW11

WOW, es todo lo que pude pronunciar después de ver la impecable colección del taiwanés Jason Wu.
Con una estética pura y vanguardista, el diseñador supo trabajar con materiales nobles y una paleta de colores acallada, con apenas toques de color, muy al contrario de su anterior colección.
La idea? Wu se baso en un libro de 3 tomos en donde se mostraba y explicaba, tanto de forma escrita como con archivo fotográfico, la integra renovación del Palacio de Versalles en sus distintas etapas.
La gloria de épocas pasadas, del estilo victoriano, de prendas masculinas, de ricos bordados y brillos y sobre todo, de finísimos encajes, pero todo en su justa medida, pensado y organizado para crear algo sobrio y moderno y no caer en algo pesado y anticuado.
El resultado? veanlo y opinen, los trends son variados pero siempre manteniendo la pureza y la juventud en las prendas...



La inspiración del diseñador, retratada por Tommy Ton.




El encaje y los bordados de lentejuelas y mostacillas fue una constante a lo largo de las pasadas, manteniendo el eje de la colección, pura feminidad y sofisticación en todas las pasadas, la forma de trabajar el encaje fue cortándolo en partes y armando lo que el llamo un lace puzzle , creando un efecto suave y delicado.
La genialidad, el buzo de algodón (una prenda básica en el sportswear norteamericano) con encaje en las mangas, super cool.



Las polleras estuvieron presentes y pegando fuerte,todas por arriba de las rodillas y marcando la cintura, desde amplias y voluminosas hasta pencil skirts en diversos materiales como cuero y sedas, el detalle de encaje sigue presente.



El little black dress es super sensual en todas sus variantes, ya sea totalmente bordado con plumas sobre una base de encaje, en seda con reminiscencias victorianas o en forma de mini coat, elegantes y sofisticados.



La pasada de los coats fue sumamente masculina en cuanto a las combinaciones con trajes y cintas de raso negras en el cuello a modo de pajaritas, pantalones skinny y detalles de encaje les dieron un toque femenino frente a tanta masculinidad.



Hubo pocos estampados, ya que la mayoría se lograron con apliques creando un efecto en telas planas el único que se vio, fue simple y simpático, en camisas y vestidos camiseros, frescos para el día y en blanco y negro.



El duo black and white se presentó en distintas variantes de prendas con reminiscencias masculinas pero siempre con toques ultra femeninos para atenuar y con cortes inteligentes que marcan la silueta.





Como adelanté, los toques de color fueron pocos pero acertados, azul Yves-klein (el color de la temporada en Europa), rojo furioso y amarillo apagado, entre nude, blanco, negro y gama de grises.



Las pasadas finales empezaron a mostrar las prendas de noche, mini vestidos con detalles de plumas y encaje en nude fueron primeros para dar paso a prendas de alta noche...




Maxi polleras en gasa de seda con interesantes y sensuales tajos se combinaron con remeras bordadas con mostacillas y lentejuelas en zonas estratégicas.
In-cre-i-bles vestidos, con cortes super simples pero con bordados pensados y espectacular movimiento cerraron el desfile.




Los detalles de mascaras creadas con encaje, el puzzle del mismo y los bordados en las distintas prendas con puntillosa perfección.




Los accesorios toman protagonismo en la colección de Wu, clutches, y bolsos grandes de mano con estética retro en blanco y en azul fueron los más vistos.
Los zapatos, de altísimos tacos con detalles de dorado se vieron en negro, nude, azul y cereza acompañando a la perfección a las distintas pasadas.



El genial Jason Wu, saludando tras el desfile, uno de los nuevos top designers en mi lista.


Fotos: GoRunway y Tommy Ton.