27 nov. 2011

THE PRINTS ISSUE

Esta temporada los prints salen a la calle para acabar con la monotonía de los colores planos y agregar frescura y diversión a los looks.
Hay de todo y para todos los gustos, la clave, como siempre, es saber combinarlos con prendas básicas y en tonos neutros para bajarlos y no crear outfits de dudoso gusto...

El leopard print, un clásico de todas las temporadas se renueva mezclandose con el camo en forma de rediseño logrando una nueva temática de animal print meets militar tanto para ellas como para nosotros, en pantalones, bermudas y todo tipo de prendas combinadas con neutros y pasteles para crear el efecto de detalle único.



El clásico e infaltable black & white se reinventa con prints inesperados de estrellas (print principal de la colección de D&G), con lunares y con rayas, la clave es que las prendas sean consistentes en pliegues, detalles y texturas que las hagan interesantes.



Los prints retro se empiezan a mostrar como un adelanto de las próximas colecciones que se basan en las décadas del 60 y 70, recargados y geométricos se llevan solos.



El print Cherokee, una vuelta al pasado, en tonos tierra y neutros con toques de naranja y navy recreando hilados y texturas de nuestros antepasados lejanos, la clave es llevar solo una prenda con este estampado y mantener el resto del outfit muy básico ya que es un print que no necesita compañía.



Los dots, otro estampado retro que vuelve en distintos tamaños y combinaciones de color, en todo tipo de prendas, un print básico y que nunca pierde su estilo.



El escocés es otro que se suma a la amplia lista, la clave para llevarlo esta temporada es animarse a mezclar distintos patterns en un mismo look, no importan los colores, solo las texturas y los tamaños de cuadros que junto a básicos, se modernizan.



Las flores y estampados primaverales como mariposas, peces, y otros elementos de la naturaleza son un clásico en las temporadas de calor aportando color.
Esta temporada es un must, mezclarlas en distintos tamaños y tonos sin ningún riesgo de equivocarse, la idea general es que los prints sean en colores subidos y tonos vibrantes tanto para ellas como para nosotros.




Las rayas, (impuestas por PRADA en su colección pasada) vuelven en forma recargada, creando looks completos de pies a cabeza en rayados de colores fuertes combinados con camel, negro, navy y rojo como tonos base.
Siempre horizontales y sin importar su tamaño, la idea es mezclarlas dentro de la misma gama o tamaño.




La escala de grises o tonos similares también es opción, la clave es mezclar patterns que tengan que ver en su color base y agregar un pop de color en los accesorios para no pasar desapercibidos.



El snake skin es otro de los prints que se vieron en los desfiles y el streetwear y pisa fuerte (es el print estrella de la próxima temporada) en colores tierra o en colores acidos como amarillo, se combina perfectamente entre si en diferentes texturas y tamaños.




Los prints aparecen también en detalles inesperados como espaldas bordadas, cuellos de sacos y hasta en zapatos, los accesorios pueden también realzar un look básico dando un toque de color inesperado.



La clave es animarse a mezclar, con ojo critico, editándose uno mismo, y sabiamente sacándose algo de todo lo que llevamos puesto antes de salir...


Fotos: Tommy Ton, Stockholm Streetstyle, Guerreisms, The Sartorialist.