20 may. 2010

RUNWAY FOR HER - LOUIS VUITTON

Para la temporada otoño-invierno 2010/2011, el diseñador Marc Jacobs, a cargo de LOUIS VUITTON, creo la colección prêt-a-porter heritage inspirado en los 50's, una era de moda parissiene, chic, de divas de Hollywood llenas de lujo y sofisticación en sus materiales y elegancia clásica en estampados y cortes.
Presentada en París, alrededor de la fuente en el Cour Carrée del Louvre, la colección ya es un éxito.
Los detalles estuvieron en todas las prendas, acompañados por zapatos de corte clásico y conservador y por supuesto de una increíble colección de carteras, incluida la clásica Speedy, reeditada para la nueva colección.
Marc quizo presentarla con modelos de talles más grandes, con formas y pulposas, algunas de ellas jamas convocadas por la marca, como la brasilera Alessandra Ambrosio, Laetitia Casta y Elle Mcpherson entre otras, en representación de las originales divas con pequeñas cinturas y cuerpos pulposos y sexies.
Repasemos en detalle la completisima colección...


El cuero, material noble de la marca, se presento en polleras acampanadas de alto vuelo, tiro alto y bien retro.
Los coats de cuero fueron largos, siempre antes de las rodillas, y en en blazers hasta la cintura, de lineas simples y depuradas, los detalles estuvieron puestos en los grandes botones y cuellos pequeños.


Los diferentes vestidos fueron desde el minimalismo en el cual la simplicidad de una estampa se hizo compleja en cortes y pliegues, hasta materiales más trabajados como el encaje en distintos escotes, siempre con la premisa de las cinturas bien marcadas, las polleras acampanadas y apenas pasando las rodillas y las mangas 3/4.


Los corsets se vieron en la mayoría de las pasadas, con tirantes anchos de terciopelo negro sobre los hombros, un detalle que se llevo todas las miradas y aporto lujo y modernidad a las prendas.


Los blazers fueron una fuerte apuesta junto a los coats (así como lo fueron en la colección de hombre) los detalles estuvieron en los botones, los bolsillos y diferentes recortes y pliegues en hombros y pecho, con un fuerte entallado en la cintura marcando las formas y diferentes largos.


Los sweaters se vieron en cortes super clásicos, cortos y de escote cerrado, con detalles de piel y mangas cortas, y otros maxi sweaters como un layer final sobre las grandes polleras, con la cintura muy marcada y estampados suaves, en colores pálidos.
Una vez mas, el cardigan dijo presente, mostrando que seguirá en próximas colecciones.


Los coats, en una clara referencia a lo militar, fueron largos hasta la rodilla, con cinturas bien marcadas y amplios por demás, los hubo en todas las versiones de cuellos y detalles.
Asi como en los blazers, se repitieron pliegues en hombros, cuellos y hombreras cuadradas y marcadas.


El tweed, material característico de CHANEL, se vio en esta pasarela, en polleras y en vestidos, en colores planos y en escoceses acompañados con blusas de seda estampada al tono.


Los estampados florales en colores pasteles también dijeron presente, un aire de frescura para una colección basada en colores oscuros aptos para el frío.


Para cerrar el desfile, se vieron vestidos de noche llenos de pliegues y detalles de moños exagerados, un guiño cómico del genial Marc, propio de divas de otras épocas, traídas al presente.

Los infaltables handbags fueron rígidos y pequeños, en cueros de avestruz y de cocodrilo, con teñidos y lonas con el clásico monograma.
El sobre se vio en equipos de noche y equipos de día.
Una colección llena de detalles y remembranzas de épocas de gloria y de divas que marcaron tendencia.